Comunicar: qué, cuando y por qué

¿Quieres activar tus canales de comunicación y no sabes cómo?

 

Comunicar: qué y porque

Muchas veces me ha sucedido de estar hablando con un cliente sobre el desarrollo de sus canales de comunicación, y me dicen que no creen que sea necesario, porque no saben que poner, porque que a ellos no les pasa nada interesante. Por contrapunto, me comentan que no logran expandirse, que no son tenidos en cuenta, que todo lo que hacen lo realizan con mucho esfuerzo, pero nadie lo percibe. Que tienen un amesetamiento importante, y no logran salir de ahí.

Entonces, les hago la siguiente pregunta: ¿qué estuviste haciendo en este último mes? ¿y en los últimos seis meses? ¿Y en el último año? 

La respuesta, generalmente es la misma: nada que valga la pena. 

Y, la verdad, amigos míos, nada más lejos de la verdad que esa respuesta.

 

Les voy a comentar un caso

Una asociación sin fines de lucro de más de 20 años de trayectoria. Una cantidad moderada de socios activos, de los cuales sólo el 5% se encontraban con cuota al día, y la gran mayoría con una alta morosidad de años. Una comunidad altamente desmotivada, desarticulada, y con poco sentido de pertenencia. La mayoría de los socios expresaban que no le veían sentido pertenecer, porque la asociación no les daba nada. 

La nueva comisión directiva, a pesar de los esfuerzos descomunales, se encuentran con que los socios no perciben un cambio y les resulta muy dificultoso cobrar las cuotas atrasadas y mucho menos, incorporar nuevos socios. A pesar de haber diseñado una nueva web, activado la comunicación vía email, y activado las redes sociales, solo se veían pocos cambios.

Cuando les planteo de realizar un plan de comunicación, la respuesta fue la habitual: Nosotros no hacemos muchas cosas…

 

El árbol que tapa el bosque

Lo que sucede a menudo, es que lo que hacemos en lo cotidiano, no nos parece que pueda ser atractivo para otros. Es decir, estamos tan concentrados en resolver nuestro día a día, que nos perdemos de contar lo que nos va sucediendo.

Volvamos a nuestro caso. Nos habíamos quedado en que según el cliente, no hacían muchas cosas. No habían recibido ningún premio, solo tenían un evento anual.

Entonces, disparo mis preguntas: ¿Qué hicieron este mes? ¿Y en los seis meses anteriores? ¿Y en este último año?

Sintetizando, la respuesta fue:

  • Logramos alquilar la sede propia
  • La pintamos y acondicionamos
  • Tres escuelas nuevas en el interior del país obtuvieron el reconocimiento de la Asociación, lo que significa mayor expansión de la actividad
  • Recuperamos contacto con más de la mitad del padrón
  • Un 30 % de los morosos se pusieron al día
  • Se inscribieron más de 100 nuevos socios en el último año
  • Tenemos una comisión que está trabajando en la reforma del estatuto
  • Lanzamos una nueva web
  • Implementamos pago por medios electrónicos para facilitar el cobro de la cuota
  • Se hicieron gestiones a nivel municipal y nacional para la redacción de una ley por la cual se otorgue reconocimiento a la actividad

Y la lista seguía.

Nada de eso estaba en sus canales de comunicación, porque no lo habían considerado relevante. Y si bien forma parte de su día a día, son pequeños logros. 

¿No les parece que los socios deberían enterarse de todo el trabajo y el esfuerzo que están haciendo?

Hitos, aunque sean pequeños. Si no se comunican, los socios, a los cuales les deben ir a cobrar las cuotas atrasadas, siguen sintiendo de que “no pasa nada”, que la asociación que los nuclea no tiene ningún beneficio, y que contribuir con la cuota es plata tirada.

 

Dar para recibir

Nadie da algo a cambio de nada. Podríamos hacer un tratado sobre el tema, pero por el momento lo vamos a sintetizar de esta forma:

  • El socio, a cambio de su cuota social, necesita percibir algo a cambio, del mismo o mayor valor.
  • Si lo que percibe que recibe, no cumple con sus expectativas, se va a sentir frustrado.
  • Si a su vez, percibe que supera ampliamente, con gusto va a pagar, incluso una cuota más alta. El famoso “mira todo lo que obtengo por esta pequeña cuota”.
  • El miembro de la comisión directiva, entrega su valioso tiempo a cambio de un gesto de agradecimiento, de sentir reconocimiento por lo que aporta. No por un valor monetario. 
  • En ambos casos, la solución es la comunicación. 
  • Si el socio no se entera de “todo lo que obtiene por el pago de la cuota”, si no logra darle valor, se va a sentir defraudado. Solo lo va a lograr percibir si se entera.
  • Si el miembro de la comisión directiva no percibe el agradecimiento por parte de los socios, en algún momento va a sentir que todo su esfuerzo no ha valido la pena. 
  • Mantener este vínculo activo y motivado, se soluciona con comunicación. Y para eso son diversos canales. 
  • La web, para ser el canal oficial de comunicación desde la asociación. 
  • Las redes sociales, como medios más cercanos, que permiten un acercamiento mas frecuente a los socios, fomenta la participación y alimenta el tráfico hacia el canal oficial, para el registro de eventos, pago de cuota, y de paso, ven, de manera ordenada, las últimas acciones realizadas.

Y todos ganan

 Entonces, ¿cuál sería la clave para una buena comunicación?

Con el devenir de nuestra cotidianeidad, la mayoría de las veces le restamos importancia a lo que hacemos. Aprender a comunicar, que es comunicable y que no, es un ejercicio. 

Comunicar cualquier tontera, termina siendo tan perjudicial como no comunicar. 

 

Y ¿entonces?

Les dejo un buen ejercicio

Comienza por hacer un listado de todas las cosas que hicimos en, por ejemplo, el último mes. Si, todas. Y luego, selecciona sólo las que te parecen más relevantes para ser contadas, las que pueden despertar más interés. Entre 2 y 7 es una buena cantidad. Y escribimos un breve texto de cada uno, dos o tres párrafos. 

Si no sabes que escribir, puedes comenzar contando, por ejemplo, porque lo consideras importante, en que te benefició, que cambios generó, etc. 

Un segundo ejercicio interesante, es el de hacer un listado de las cosas que tienes planificadas para hacer el próximo mes. Y de esa forma, puedes empezar a trabajar por anticipado, en tu calendario de comunicación.

 

Ahora que tienes algunas ideas, espero que puedas ponerlas en práctica

¡Nos estamos viendo!

 


Imprimir   Correo electrónico